Pactos

Respecto a ese pacto entre Chavez y Ahmadineyad que comentaba F. de los Ríos, se me ocurren varias cosas: para empezar, me parece que entre los que tenemos una ideología más o menos de izquierda (desde la extrema izquierda a la socialdemocracia más moderada) siempre ha existido cierta tendencia a justificar la existencia de personajes como Hugo Chávez, el típico populista intolerante que con esa diatriba de la revolución bolivariana enmascara un sistema de gobierno semidictatorial. Ejemplos de ello muchos, sobre todo, la resistencia a reconocer que la Cuba revolucionaria no es sino una dictadura de tomo y lomo.
Es por ello que seguimos viendo con cierta simpatía las intempestivas declaraciones y salidas de tono de Hugo Chavez cuando habla de George Bush o cuando nacionaliza el negocio del petroleo en su país.
Hay opiniones, y muy bien fundamentadas, que están viendo con buenos ojos esa política de alianzas dentro de Latinoamérica, y que de momento ya han logrado sumar las fuerzas de los nuevos gobernantes de Bolivia y Nicaragua. Un tipo nada sospechoso como el Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, explica en su último libro que no hay que mirar con malos ojos que estas naciones hayan decidido tomar el control de sus recursos naturales, y es más, lo ve como algo natural tras soportar durante décadas la tiranía de las empresas del “Primer Mundo” que se encargaban de la gestión de su petróleo y su gas sin que los países productores obtuviesen una justa compensación.
Entiendo ambos razonamientos y como decía más arriba, no puedo evitar la sonrisa cuando oigo a Chávez jurar su cargo, pero sin embargo, tampoco podemos ceder a la tentación de no tener en cuenta que personajes como Ahmadineyad o el propio Chávez pueden, en sus desvaríos de poder, convertir a sus naciones en auténticos paraísos para la corrupción, el fanatismo y la falta de libertades.

Anuncios

  1. 1 Hablar por no callar « davicius

    […] 20, 2007 in Política No seré yo quien defienda a Hugo Chávez. Ya hace algún tiempo que por aquí mismo hacía referencia al temor que me inspiran los dictadorzuelos demagogos y populistas, por mucho que vayan de gobernantes legítimos y […]




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: