Mantener el rumbo

Imprescindible, el artículo de hoy de Paul Kennedy en El País, acerca la realidad sociológica de la guerra de Irak. En él plantea las grandes diferencias entre las dos “Américas” que coexisten en estos momentos en el país más poderosos del mundo, representadas por las diferencias entre los jóvenes WASP de Kansas, Oklahoma o Nebraska, frente a los grandes ejecutivos de Los Ángeles, Chicago y Nueva York, cuyo máximo problema es “cómo conseguir un nuevo Ferrari antes que el vecino“. Frente a estos, los primeros, nacidos y crecidos en un ambiente eminente rural y muy por debajo de la renta per capita del estadounidense medio, suponen (junto con hispanos y afroamericanos) la mayor parte del contingente desplazado a Irak y Afganistan.
La composición del ejército norteamericano es un fiel reflejo de las diferencias sociológicas de aquel país, dividido entre un centro menos poblado, y con un nivel de formación inferior, y unas áreas costeras en torno a las cuales se “cuece” la mayor parte de la riqueza de este mundo. Es por ello casi insultante, como explica Kennedy, que políticos, empresarios, profesionales y profesores universitarios pidan desde sus cómodas poltronas un mayor despliegue de tropas en las áreas de ocupación de Oriente Próximo, mientras sus hijos estudian plácidamente en las aulas de Harvard o la propia Yale (donde Kennedy trabaja).
Todo esto me recuerda enormemente las tensiones sociales vividas en España durante la guerra en Marruecos, cuando sólo aquellos que poseían la renta suficiente podían evitar el reclutamiento forzoso y una muerte casi segura en el desierto africano. En aquella época esta situación provocó directa o indirectamente sucesos especialmente virulentos como la Semana Trágica de Barcelona. Hoy, por suerte o por desgracia, y en el caso de Estados Unidos, como dice Kennedy, lo máximo que podemos esperar es que si alguien oye a “algun político neoconservador insistir desde la tranquilidad de un estudio de televisión en que debemos mantener el rumbo (en Irak), algún espectador pregunte: ¿quién cree usted que va a mantener el rumbo a medionoche en el centro de Faluya?. A lo mejor, por una vez, podrían dejar a esos hipócritas sin habla“.

Anuncios



    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: