Faltan 17 meses

Y no me refiero a la Expo…..

El primer martes de noviembre de 2008 los norteamericanos elegirán a su nuevo presidente después de ocho años de andanzas de George W. Bush.

Una de las cosas que más parecen importar al otro lado del Atlántico es la imagen de fortaleza del candidato, la sensación de que el elegido va a ser capaz de mantener la posición de EE.UU. como la primera de las democracias de Occidente.

Supongo que eso explica que históricamente los presidentes de aquel país hayan mantenido una postura claramente intervencionista en el exterior (bueno, en realidad no ha sido siempre así; es una tradición relativamente reciente, y se remonta al 28º presidente, Woodrow Wilson). Sin embargo, los votantes norteamericanos parecen más remisos a la hora de valorar otras cualidades de los candidatos, o incluso sus patentes defectos, por muy evidentes que éstos puedan llegar a ser.

La falta de un pasado, de una historia realmente larga como país, parece también manifestarse en la capacidad para olvidar incluso los acontecimientos más recientes. Así por ejemplo, por todos es sabido que el origen (o uno de ellos) de Al-Qaeda y del propio Osama bin Laden estuvo íntimamente ligado al apoyo prestado por la CIA y el gobierno norteamericano durante la guerra de Afganistán. La financiación, el armamento y el entrenamiento militar de los ahora terroristas que se enfrentaban en los 80 a las tropas soviéticas procedía casi exclusivamente de EE.UU., aunque es una información que curiosamente pareció despertar poco interés en el país, al igual que la reciente información respecto al apoyo militar y económico que el ejército estadounidense brindará a la guerrilla suní para combatir contra sus antiguos aliados en Irak.

Pues bien, en estos días se está hablando de una posible intervención norteamericana en Irán como castigo por haber desarrollado tecnología nuclear que, supuestamente, tendría como objetivo la construcción de armas atómicas. Sin embargo, poco se sabe, aparentemente casi nada, acerca de la relación comercial existente entre el gobierno de Irán y Halliburton, la empresa norteamericana de la que Dick Cheney (actual vicepresidente de EE.UU.) fue CEO hasta 2000, momento a partir del cual comenzó a beneficiarse de millonarios contratos con la administración de la que el propio Cheney formaba parte. Halliburton es la empresa que en 2005 vendió a Irán las centrifugadoras para el enriquecimiento de uranio que teóricamente serían el paso previo para la fabricación de armamento nuclear. Cosas de la vida. Aunque eso, desgraciadamente, no parece interesar demasiado a los estadounidenses, mucho más preocupados, según parece, por las convicciones religiosas y morales de los candidatos a la presidencia.

Este fin de semana Timothy Garton Ash explicaba en un estupendo artículo las creencias de los candidatos republicanos en referencia al origen del hombre, y ponía como ejemplo a Mike Huckabee, actual gobernador de Arkansas, para el que “en el principio, Dios creó los cielos y la tierra“, añadiendo después que “si alguien prefiere pensar que desciende de un primate, desde luego, es muy libre de hacerlo“.

Huckabee se refería de esta forma a la polémica entre los partidarios de la teoría de la evolución darwiniana y los defensores del llamado “diseño inteligente“, según el cual el ser humano es el resultado “de acciones racionales emprendidas de forma deliberada por uno o más agentes inteligentes“. Lo curioso es que este hombre no sostiene una opinión extravagante, sino que es compartida por la mayor parte de sus compañeros del Partido Republicano, e incluso en las filas demócratas podemos encontrar esa visión trascendente de la religión, de forma que en todas sus intervenciones, tanto Hillary Clinton como Obama Barack y John Edwards se esfuerzan en dar su particular testimonio de fe, algo absolutamente impensable en los políticos de Europa.

En todo caso nos quedan esos 17 apasionantes meses de campaña electoral que decíamos al principio y que se prometen muy interesantes. De momento, y para abrir boca, ya tenemos un aliciente más: Yotube y CNN se alían para que los ciudadanos norteamericanos participen directamente en el debate electoral. No podemos negar que en lo referente a la introducción de las TIC en la política nos llevan un buen trecho….

Anuncios



    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: