Respetar el patrimonio con cordura

El verano es un momento propicio para que noticias de escaso calado se conviertan en fenómenos mediáticos. Algo así es lo que ha pasado en Zaragoza con la decicisión de intervenir en la solera del Puente de Piedra a fin de de hacerlo navegable de cara la Expo del año que viene.

Por si alguien no lo sabe, las soleras se construyen en lo ríos con la finalidad de controlar las avenidas de estos, intentando convertir el flujo fluvial en una lámina de agua que prevenga las inundaciones y los problemas derivados de cambios rápidos en el caudal.

En el caso del Puente de Piedra estamos hablando de una solera realizada en una época relativamente moderna (parece ser que durante el siglo XIX) y con una importancia patrimonial es muy escasa. Sin embargo, el anuncio de actuación sobre ella ha provocado un alud de críticas que han convertido este tema en una de esas serpientes veraniegas que se olvidan con los primeros rigores otoñales.

Lo curioso es que toda esta polémica ha demostrado una vez más la escasa cintura de la oposición conservadora zaragozana (y no me refiero al perímetro abdominal de Domingo Buesa), que en vez de ser responsable y apoyar la decisión del equipo de gobierno municipal, ha preferido darle la razón a los colectivos que se manifestaban en contra de la intervención, y que básicamente son los mismos que de forma hasta ahora minoritaria se oponían a la celebración de la Expo.

No quiero decir con esto que no haya que ser responsables con el legado histórico de nuestras ciudades y pueblos. Sin embargo, no es de de recibo que nos volvamos locos con esta cuestión y en concreto con estos restos de los que hablamos, que corresponden a una obra con escasa importancia patrimonial real y que además el tiempo ha deteriorado de una forma irremisible.

La intervención en la solera tiene como finalidad devolver la navegabilidad a este tramo del Ebro, tal y como ocurría hace 2000 años, y por supuesto, las obras no van a suponer ningún riesgo para el puente, que en este caso sí, ha de ser objeto del mayor de los respetos por su importancia como legado histórico en nuestra ciudad.

Anuncios

  1. ¿Nadie de Zaragoza ha visto la vista de Velazquez y Del Mazo en el siglo XVII ? El puente estaba roto, ademas no es romano, solo de piedra y de la edad media. Cuando hay que actuar sobre las cosas se actua sobre todo si es para lucimiento del maltratado Ebro.
    La cintura de vuestros políticos es gruesa y por eso tienen poco espacio para cimbrearla.
    Si unos dicen por aquí los otros dicen por allá, cuando no han sido ellos los padres de la cosa. Vemos La Romareda, Alcampo Utrillas, Paseo Independencíacon su P. etc., ¡ para mear y no echar gota !




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: