Aniversarios: juegos de guerra

26 de septiembre de 1983. La URSS acaba de derribar, apenas tres semanas antes, un 747 de Korean Airlines que había invadido su espacio aéreo, matando a 269 personas que viajaban a bordo. Mientras tanto, la OTAN llevaba a cabo unas maniobras entendidas por el Pacto de Varsovia como una provocación, de forma que la relación entre ambos bloques se encontraba en plena tensión y la amenaza de una guerra estaba en la mente de todos.

A las 00’14 horas, Stanislav Petrov estaba sentado frente a su pantalla en el Serphukov-15, un búnker cercano a Moscú desde el que se controlaba cualquier movimiento del ejército norteamericano. Justo en ese instante, cinco luces se iluminaron en el monitor indicando el lanzamiento de otros tantos misiles contra suelo soviético.

Esas cinco luces indicaban que una guerra nuclear entre las dos superpotencias había comenzado. Sin embargo, Petrov desconfió inmediatamente de los avisos que le obligaban a comunicar esta contingencia a sus superiores a fin de dar respuesta al ataque. Según declaró después, nadie en su sano juicio hubiera comenzado una guerra nuclear con un ataque mediante cinco misiles, por lo que aquellas luces que se iluminaban tenían que ser fruto de un error de los ya deteriorados instrumentos con que contaba el ejército soviético.

El tiempo dio la razón a Petrov. Al parecer, los reflejos del sol sobre las nubes provocaron la falsa alarma, y solo la experiencia (y la frialdad) de este teniente coronel hoy ya retirado salvó al mundo de un desastre seguro.

Anuncios

  1. ¡Vaya con la guerra de las galaxias!
    A pesar de los pesares en todos los sitios hay agnosticos o incrédulos como quieras y garcias a ellos avanza el mundo.

  2. makj

    que gran película!!! y cuanto ha dado que pensar sobre la dependencia que tenemos de la tecnología informática y de como debemos ser más inteligentes que esas máquinas para no convertirnos nosotros mismos en autómatas que no vean más allá… y digo esto desde mi posición de programador informático, pero consecuente con ello, siempre aviso del riesgo de automatizar todo, porque al final se acaba perdiendo la perspectiva de la realidad

    no conocía esta historia, pero me parece genial la reacción del teniente coronel al ser capaz de distinguir el error




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: