Tras los dos debates: percepciones

Ayer, como todo el mundo sabe, se celebró el segundo de los debates de estas elecciones generales entre Mariano Rajoy y Zapatero. Tras una semana en la que hemos escuchado continuas referencias a quién había ganado el primero, la impresión generalizada era que el de ayer iba a servir para determinar con claridad cuál de los dos candidatos tiene una idea más clara respecto al futuro, un proyecto para este país.

En este sentido, las casi dos horas de ayer sirvieron para mucho. No para los que, como yo, tienen decidido su voto hace mucho tiempo, sino para aquellos que todavía no sabían qué hacer el próximo domingo. Así, mientras Rajoy estuvo casi todo el tiempo durante sus intervenciones arremetiendo contra el Gobierno y haciendo apenas tres o cuatro propuestas concretas, Zapatero, por su parte, se esforzó durante sus intervenciones en plantear ideas, proyectos e iniciativas de futuro, por lo que si hay que extraer alguna conclusión, la principal sería que uno sabe a lo que juega y el otro todavía vive anclado en el 14 de marzo de 2004.

Todo lo anterior se complementa con la percepción que con los días se está instalando en el pensamiento de mucha gente. A estas alturas ya casi nadie duda de que el PSOE va a revalidar su victoria de hace cuatro años, y que el “sorpasso” del PP es tarea poco menos que imposible.

El mitín de Zapatero en Zaragoza del pasado domingo me confirmó esta misma percepción: el riesgo de que la desmotivación, el relajo o la confianza de los votantes socialistas se traduzca en una baja participación parece alejarse cada vez más conforme se acerca el día 9, de modo que la estrategia de crispación y enfrentamiento del Partido Popular no solo no ha obtenido el efecto buscado, sino justo el contrario: ha conseguido que la gente se movilice, se interese por la campaña y que piense en ir a votar. Así pues, y con la precaución de esperar los últimos días de campaña, no es demasiado aventurado pensar en un porcentaje de participación similar al de 2004, lo que a todas luces garantizaría la reelección por amplia mayoría de José Luis Rodríguez Zapatero

Anuncios

  1. Víctor Juan

    Hola David,
    He iniciado una campaña para salvar a la niña de Rajoy:

    En mi cabeza y en mi corazón. Soy de esas personas a quienes les importa todo lo que Rajoy dice que no le importa a nadie, lo que ha tenido a Zapatero distraído durante estos años, eso de la memoria y las civilizaciones y esas cosas. Cuando Rajoy repite como los tontos de capirote que lo importante es la economía, supongo que se refiere a la suya. Luis Carandell contaba una maravillosa anécdota. Se debatía la ley del divorcio y un diputado conservador argumentaba, “¿Y con los hijos?, ¿Qué hacemos son los hijos?”. Entonces se oyó una voz: “A los suyos ya los hemos hecho subsecretarios”.

    Hay que rescatar a la niña de Rajoy esa niña que pasea su orgullosa españolidad bilingüe por el mundo. Rajoy la ha encerrado en su corazón junto a Aznar. Y eso tiene que ir contra los derechos humanos. ¡¡Salvad a la niña de Rajoy!!




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: