Compartir es bueno

Señor Ministro de Cultura.

Anuncia usted medidas impopulares para combatir la piratería. Se va a sacar de la manga algún tipo de reglamentación, como ya se  ha hecho en Francia, para perseguir a los usuarios de Internet que descargamos contenidos protegidos; es decir, señor ministro, piensa perseguir ¿al 30, al 50, al 75% de los internautas españoles?

No sé quién le aconseja en estas cuestiones (espero que no sea fruto de su propia iniciativa), y sobre todo, no sé si el Presidente Zapatero se da cuenta de lo perjudicial que es seguir con este tipo de planteamientos sobre el uso de Internet.  Lo que sí sé es que con ellos no van a obtener nada a cambio.

Señor ministro, parece pertener usted a ese irreducible grupo de intelectuales para los cuales Internet es más una amenaza que una oportunidad para difundir la cultura que dicen proteger. También es evidente que a su despacho solo tienen acceso esas mismas élites, vanguardia cultural que nos sigue vendiendo (o intentándolo) el mismo producto desde hace 30 años, y que piensa que sigue siendo más rentable (políticamente, me refiero) hacerse una foto con los cuatro cantantes de turno, que reconocer la realidad, a la que, tarde o temprano, todos tendrán que adaptarse. Y es que los tiempos han cambiado; el modelo de negocio de la cultura ya no puede ser el de antes, los canales de distribución de la cultura son otros, y su respuesta como máximo responsable de la cultura en España no puede ser intentar poner puertas al campo. Resulta tan patético como aquellos viejos artistas de Broadway, indignados a comienzos del siglo pasado porque la emisión de música a través de la incipiente radiodifusión iba a dejarles sin espectadores en los teatros. O como aquellos obreros luditas, para los que las máquinas y la tecnología en general eran el motivo de sus malas condiciones laborales y de vida.

Lo peor de todo ello es que existen muchos, muchísimos votantes socialistas que están empezando a reconsiderar su voto por esta cuestión, y aunque no me encuentro entre ellos, me gustaría que alguien dentro del PSOE empezara a cuestionar sus palabras y sus intenciones, señor ministro. Porque es inadmisible destinar dinero público a campañas infantiles que nada tienen que ver con la cultura, y sobre todo porque por mucho que se empeñe en poner trabas a lo que ustedes llaman “piratería”, inmediatamente surgirá una forma de franquearlas.

Anuncios

  1. Yo, desde luego, lo tengo más que considerado (lo del voto).

    Mucho me temo que quienes promocionan ese tipo de medidas viven en una jaula de oro, lejos, muy lejos de la realidad.

    Y me jode, pero es lo que hay. El tiempo de los artistas “de siempre” está más que pasado. Y si en el PSOE no lo quieren ver, desde luego conmigo que no cuenten.

    • Ainssss, cómo me gustaría poder rebatirte, pero me temo que tienes razón. Los artistas “de siempre” como muy bien los defines, suponían en su momento una buena base de apoyo para el PSOE, pero me temo que eso quedó ya muy atrás. Ellos (los artistas) intentan beneficiarse ahora y cobrar los favores prestados, y el PSOE se ve de alguna manera atrapado entre la tendencia de apoyarse en esta gente, y la incertidumbre de buscar nuevos referentes. Lo que no parecen saber quienes tienen capacidad de decisión es que cada vez más, los “anabelenes”, “victormanueles” y “miguelesrios” tienen menos capacidad de convocatoria y de influencia, especialmente entre los más jovenes, que es el sector donde se puede producir la mayor sangría de votos si continuamos por el camino emprendido por el ministro de cultura.

  2. Jordi

    Yo también hace días que lo pienso. Normalmente voto socialista, pero si cambian la ley para perseguirnos JURO que no les voto en lo que me quede de vida.
    Izquierda Unida, los comunistas o la falange, me la suda, pero convenceré a cuanta gente pueda.

  3. JJ

    Estoy totalmente de acuerdo con Jordi. Soy un convencido votante de izquierdas, pero esto me toca especialmente la moral. Es paradojico que un partido de izquierdas se ponga de rodillas ante el capitalismo más repugnante, negociando con un bien universal como es la cultura.
    Mi voto siempre será de izquierdas, y si el p_oe (la ‘s’ sobra) se pasa al capitalismo, tendré que votar a iu.




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: