Sicko, o como reafirmarse en el estado de bienestar.

Ayer por la noche estuve viendo “Sicko“, el último documental del controvertido Michael Moore, acerca del (inexistente) sistema de salud en Estados Unidos.

Lo primero que llama la atención para un europeo que ve la película es que todas esas cosas que se cuentan de la ausencia de cobertura sanitaria, de la dificultad para pagar una atención adecuada, o de los millones de norteamericanos que acarecen de seguro médico no es una patraña, sino la pura realidad. La primera escena, con un empleado que se acaba de hacer una tremenda brecha en la rodilla que él mismo se encarga de coser diligentemente no deja espacio para la duda. O la historia de ese otro trabajador que se seccionó dos dedos con una sierra, y que al ir al hospital, sin el pertinente seguro, debe elegir entre  los 60.000 dólares que le cuesta el dedo corazón o los 12.000 dólares del anular. Por supuesto, solo se puede operar el anular.

Por si alguien lo desconoce, el sistema sanitario en Estados Unidos funciona de una forma radicalmente diferente que en Europa. Allí, cada uno es responsable de su propia salud, de forma que debe financiar su cobertura mediante un seguro suscrito con alguna de las centenares de compañías privadas que se dedican a este asunto. Los problemas que esto genera son abundantes: para empezar, existe mucha gente con ingresos insuficientes, por lo que no tienen el dinero necesario para adquirir uno de esos seguros, de forma que quedan completamente desprotegidos. Por otro lado, las compañias aseguradoras evalúan el riesgo de sus clientes potenciales antes de firmar el contrato, de modo que las personas con riesgos de salud (obesos, con colesterol, azúcar o hipertensión) o con enfermedades preexistentes, son sistematicamente rechazados.

Lo peor del asunto es que incluso aquellos que pueden permitirse suscribir un seguro pueden encontrarse a posteriori con multitud de problemas llegado el caso de tener que ser atendidos. Las aseguradoras evalúan cualquier propuesta de intervención, cualquier tratamiento, cualquier diagnóstico, con la finalidad de evitar costes, llegando a disponer en sus plantillas de  médicos cuya misión consiste en llegar a un porcentaje de casos desestimados. De esta forma, cuantos más casos quedan desatendidos, mayores son las primas de estos médicos.

Planteado todo esto, Moore se dedica a explicar el porqué del sistema sanitario estadounidense, desvelando la política de connivencia entre Richard Nixon y las grandes compañias aseguradoras que llevaron a establecer  el actual funcionamiento en 1971. A partir de aquí, la comparación con los sistemas de salud de otros países no dejan espacio a la duda: desde la vecina Canadá, a los ejemplos del otro lado del Atlántico, como Francia o Gran Bretaña, donde el sistema se financia con los impuestos, permitiendo que la atención sea de mejor calidad y con coste cero para los usuarios.

En resumen, “Sicko” es un buen documental en el que como es habitual con Michael Moore, podemos encontrar también momentos abandonados a la demagogia y el discurso fácil (especialment el final, cuando lleva a Cuba a algunos miembros de los equipos de rescate que trabajaron en la Zona O del World Trade Center para que sean atendidos por médicos cubanos), pero que no dejan duda respecto a los riesgos que conlleva dejar determinados servicios que en Europa consideramos fundamentales, al cuidado de las grandes compañías que como objetivo primordial no tienen la satisfacción del cliente, sino el engorde de sus cuentas de resultados. Toda una lección a aprender por aquellos que todavía creen que el Estado debe “adelgazar”, y que es bueno que el libre mercado determine las reglas del juego.

Anuncios

  1. Paloma

    Esta muy buena la pelicula yo la vi en el colegio




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: