Archive for the ‘Aniversarios’ Category

Se cumplió ayer, día 10 de diciembre, el 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y con tal motivo, las Juventudes Socialistas de España han iniciado una campaña en la que se difunden los 30 artículos de los que está compuesta, al tiempo que muestran un mapa interactivo en el que puede verse los países en los que a día de hoy sigue existiendo pena de muerte, o en los que existen informes de tortura. Imprescindible.

25 de octubre de 1977. España acaba de comenzar la transición hacia la democracia, pero el país se encuentra inmerso en una situación muy complicada: la crisis económica de 1973 llega a España con toda su fuerza; las instituciones franquistas que está desarrollando todo el proceso de cambio se encuentran sin capacidad para afrontar los problemas; la legalización de partidos y sindicatos ha hecho que estalle la conflictividad social en demanda de una mayor apertura.

De todos estos problemas, el económico es el que mayor desvelo produce al presiente Suárez. Durante el franquismo la salida de emigrantes a Europa ha encubierto en gran medida los problemas de creación de empleo, pero con la crisis del petróleo de 1973 la mayor parte de las economías europeas cierran sus puertas a los trabajadores extranjeros, lo que en España se hace doblemente dramático: ya no se puede salir fuera a trabajar, y además, gran parte de los emigrantes vuelve a casa.

La única forma de atajar la grave crisis, que amenaza con hundir definitivamente la economía española, es proponer una serie de reformas cuya puesta en marcha exige el consenso de todas las fuerzas políticas y sociales del momento. Las conversaciones entre Suárez y los principales líderes políticos se concretan en la ceremonia que tiene lugar aquel día, y a la que solo falta la representación de UGT, que finalmente no se muestra de acuerdo con las medidas de ajuste.

Con la firma de los Pactos de la Moncloa (texto íntegro) se puede decir que la Transición no admite ya vuelta atrás, y al mismo tiempo sienta la bases para que el proceso en el futuro se base en la reforma y no en la ruptura.

26 de septiembre de 1983. La URSS acaba de derribar, apenas tres semanas antes, un 747 de Korean Airlines que había invadido su espacio aéreo, matando a 269 personas que viajaban a bordo. Mientras tanto, la OTAN llevaba a cabo unas maniobras entendidas por el Pacto de Varsovia como una provocación, de forma que la relación entre ambos bloques se encontraba en plena tensión y la amenaza de una guerra estaba en la mente de todos.

A las 00’14 horas, Stanislav Petrov estaba sentado frente a su pantalla en el Serphukov-15, un búnker cercano a Moscú desde el que se controlaba cualquier movimiento del ejército norteamericano. Justo en ese instante, cinco luces se iluminaron en el monitor indicando el lanzamiento de otros tantos misiles contra suelo soviético.

Esas cinco luces indicaban que una guerra nuclear entre las dos superpotencias había comenzado. Sin embargo, Petrov desconfió inmediatamente de los avisos que le obligaban a comunicar esta contingencia a sus superiores a fin de dar respuesta al ataque. Según declaró después, nadie en su sano juicio hubiera comenzado una guerra nuclear con un ataque mediante cinco misiles, por lo que aquellas luces que se iluminaban tenían que ser fruto de un error de los ya deteriorados instrumentos con que contaba el ejército soviético.

El tiempo dio la razón a Petrov. Al parecer, los reflejos del sol sobre las nubes provocaron la falsa alarma, y solo la experiencia (y la frialdad) de este teniente coronel hoy ya retirado salvó al mundo de un desastre seguro.

Vía Wired me llega un curioso aniversario: el de la última ejecución llevada a cabo en Francia con la guillotina. Curiosamente, y contra la creencia generalizada, la guillotina no es un invento francés. Parece ser que este método de ejecución era ya utilizado en Irlanda a comienzos del siglo XIV, y no fue adoptado en Francia hasta 1792, seguramente tras una decisión de Luis XVI, con la finalidad de sustituir el potro de tortura por un método más “civilizado” para llevar a cabo las ejecuciones.

Increíblemente, la guillotina siguió siendo utilizada hasta el 10 de septiembre de 1977, fecha en la que se usó por última vez para ejecutar a Hamida Djandoubi, un inmigrante tunecino que había asesinado a su compañera. Según parece la decisión de eliminar definitivamente su uso se produjo tras comprobar que la cabeza de Djandoubi había permanecido activa hasta 30 segundos después de su decapitación.